Blog

PILDORITA # 126 LOS CELOS

Los celos solo disminuyen cuando recuperamos nuestros sentimientos de valía y de respeto hacia nosotros mismos, cuando dejamos de incorporar el problema y empezamos a considerarlos en una forma objetiva, como algo que se deriva de nuestras exigencias personales.

En una relación, la lealtad se basa en la CONFIANZA Y EL RESPETO. Solo puede ofrecerse, jamás exigirse: se basa en una devoción voluntaria. Un mutuo convenio de ser LEALES Y HONESTOS, formará la base de la cual surgirá la futura confianza. Por consiguiente, la LEALTAD es un pacto... y la FIDELIDAD es un pacto también. En una relación mientras más pronto se discutan estas cualidades más seguro será el futuro de esa relación. Por supuesto la decisión debe ser mutua y también debe ser un lazo; debe aceptarse discutirse cualquier cambio de lo que se espera con el transcurso del tiempo, tomando nuevas decisiones.

Es muy difícil aprender a dejar ir, ya que la mayoría de nosotros cree que el AMOR se basa en AFERRARSE. QUIZÁ EL AMOR MÁS GRANDE PRESUPONE LA LIBERTAD MÁS GRANDE.

Cuando al fin hayamos conquistado los excesos de celos, surgiremos como mejores amantes, más fuertes. Comprenderemos la alegría y la fortaleza que se derivan de la condición de nuestros propios problemas, de la satisfacción de nuestras propias necesidades y de amar libremente y sin exigencias.

No tengan miedo de los CELOS... pues se trata de una emoción normal y natural. Todos los que sentimos afecto y amamos, sentimos celos en un momento u otro. La decisión esencial es que si vamos a permitir que nuestros celos se conviertan en un monstruo que todo lo devora, capaz de destruirnos a nosotros y a aquellos a quienes amamos, o se conviertan en un desafío para que aumente el respeto hacia nosotros mismos y nuestro conocimiento personal... ESTE DESAFÍO QUEDA EN NUESTRAS MANOS.

AUTOR: LEO BUSCAGLIA